Alegría I

Tan sorda como Beethoven y tan cuerda como Einstein.

Qué sola está la gente de mi edad.

 

No hay que ser Pío Baroja para decidir no mezclarte y no saber! Pero desear, en lo más oculto de tu alma, desear estar.

 

Y yo soy un pimpollo, pero si sumas… Restas.

 

No me da aliciente para seguir en mi camino y tampoco me tranquiliza en mi elección. Pero me desanima no ser yo sola la que elije una elección mayoritaria. Que sin quererlo o queriéndolo, pasa. Y hay remedio para ello y la gente se remedia queriéndolo, porque la pulsión por ser un día otra cosa a lo que has elegido o han eligido, existe.

 

Qué triste es descubrir que hay más gente como tu. No por intentar ser el caso clínico del siglo. Si no darse cuenta que tu elección es mayoritaria. No tener, no ser, por no aguantar, por no perder, por ser, por realizar, por completar, pero al final perder más.

Hay demasiadas velas encendidas esperando una llama similar. Hay demasiados ceros a la izquierda esperando la coma. Hay demasiadas palabras en el texto.

 

Yo no quiero esperar ser dañada más por la vida por conocer que la conocida.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s