Tiempo de censura. La represión editorial durante el franquismo. Eduardo Ruiz Bautista (coord.)

1515042_10152106620181591_2008836201_n

 

LA CENSURA DE LIBROS DURANTE LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA

José Andrés de Blas

De este modo, se puede establecer -siquiera sea a título de hipótesis- que la premisa que determina la existencia de un objeto específico de estudio que denominamos censura, y que hace posible que, de un modo cabal, este artículo pueda escribirse, solo puede delimitarse a partir del concepto de represión.

En el marco de la ley que, en enero de 1938, reorganizaba la Administración central del Estado, se creaba el Servicio Nacional de Propaganda, con integración del mismo en el organigrama del Ministerio del Interior. Su cometido, entre otras funciones, sería el de llevar a cabo la censura en todos los medios de comunicación, salvo el referido en la prensa, que poseería un servicio específico. (…) Hacia finales de año, una nueva remodelación gubernamental crearía el Ministerio de la Gobernación. La principal novedad, en lo que hace al organigrama inicial, sería la formación de un escalón administrativo intermedio, entre los anteriores servicios y la cúpula ministerial, con la creación de una serie de subsecretarías, de las cuales nos incumbiría la Subsecretaría de Prensa y Propaganda, <<que comprenderá los Servicios de Prensa, Propaganda y Turismo>>.

En cuanto a la organización territorial, …, un modelo radialcentralizado, pero, como parte importante del proceso de asunción de las tareas de propaganda por parte de Falante, el 26 de junio de 1938, las antiguas subdelegaciones para Prensa y Propaganda, a su cambio nominal, añadieron la fusión de los anteriores organismos provinciales del partido -delegaciones de Prensa y Propaganda de FTE (sic) y de las JONS- con las jefaturas provinciales de adscripción estatal. A ello hay que añadir que, desde el 15 de febrero, Serrano desempeñó el cargo de delegado nacional de Prensa y Propaganda de FET, confundiendo -<<aunque no co-fundiendo>>- definitivamente dichas atribuciones entre el partido y el Estado.

Así las cosas, de la mano de Serrano Suñer, la élite intelectual falangista iba a asumir en esta coyuntura la totalidad de las tareas relacionas (sic) con la prensa y la propaganda, disponiendo, según sus expectativas, de una primera oportunidad, que les permitía reconducir la tarea de adoctrinamiento ideológico, según pautas de ortodoxia falangista. Al respecto, creemos que no es necesario abundar en las tesis que muestran cómo, tras el decreto de unificación, la Falange había perdido su capacidad operativa, si es que alguna vez la tuvo, de marcar de modo único la impronta ideológica del régimen.

Aunque Ridruejo confiesa sus intenciones totalitarias, la mención a esa <<junta secreta>>, de la que apenas da detalles, podría hacer pensar en una búsqueda de un descargo de responsabilidades respecto a una labor, la de la censura, que, pasado el tiempo, poco podía decir en su favor. Por nuestra parte, y a título de hipótesis, pensamos que la supuesta <<junta secreta>> -de la que no hemos encontrado pruebas documentales, que vinculen directamente su actividad con el Servicio Nacional- en realidad no es, y a pesar de lo dicho, tan secreta.

Una familia mal avenida. Falange, Iglesia y Ejército. Alfonso Lazo

406599.JPG

 

El Decreto de Unificación

 

Viva, viva, la revolución

Viva, viva, Falange de las JONS

Muera, muera, el necio Requeté

Viva, viva, Falange sin la T.

Sin la T de «Tradicionalista», se entiende.

… si ya no había peleas callejeras cotidianas entre camisas azules y boinas rojas es porque estos últimos habían desaparecido como formación diferenciada.

Las que no desaparecieron fueron las protestas de los dirigentes carlistas ante las más altas esferas. (…) Cuando cierto jerarca de Falange fue entrevistado por un periodista francés que le interrogó acerca de lo que harían en caso de que se restableciese la monarquía en España, el falangista contesto: «Habría otra revolución, y en este caso, se lo aseguro, nosotros estaríamos en el mismo bando que los republicanos».

Una familia mal avenida. Falange, Iglesia y Ejército. Alfonso Lazo

Imagen

Franquismo y fascismo

Hace algunos años, un prestigioso historiador norteamericano, buen hispanista y que no conoce mal nuestro país, Gabriel Jackson, escribió un artículo de prensa donde hablaba de los años de la Guerra Fría y del papel jugado en ella por Franco. Decía el historiador que a mediados de los años cincuenta, el Gobierno de Estados Unidos, en su enfrentamiento con la Rusia Soviética, se había apoyado en dictaduras fascistas como la del general Franco, repartidas por todo el mundo. Sin duda Jackson, lo acabamos de decir, es un excelente estudioso; pero no es un especialista en el análisis de los fascismo europeos. De ahí el error que cometía con semejante afirmación. Es cierto que el Gobierno americano se apoyó, para enfrentar el poder ruso, en innumerables dictaduras de derechas; sin embargo, a mediados de los años cincuenta, no existía ni una sola dictadura fascista en todo el mundo; y, por supuesto, el régimen del general Franco de aquellas fechas no era un fascismo.

El régimen de Franco era dictatorial, reaccionario, clerical y militar; pero no fascista, aunque una de sus familias, la Falange, sí lo fue. Es posible que quepa calificar de fascista al primer franquismo; esto es, a los años que median entre 1936 y el final de la Segunda Guerra Mundial en 1945.

El origen de la confusión está sin duda en que en nuestros días es costumbre llamar fascismo a cualquier cosa que revista un carácter autoritario, no democrático y que pueda ser considerado de derechas. Una confusión, a su vez, que tiene su origen en la misma dificultad que existe para hacer un retrato detallado y realista del fascismo.

De modo que la verdadera naturaleza de todo fascismo -no sólo del fascismo italiano- consistió en un intento, convertido en aberrante, de frenar lo que se percibía como la decadencia de Europa; y ese intento de frenar la decadencia fue también acompañado de otros intentos, que también se convirtieron en aberrantes, de devolver a la propia nación su antigua dignidad perdida. No olvidemos que, inmediatamente después de la Gran Guerra, el libro de Spengler, La decadencia de Occidente, a pesar de los voluminoso y la complejidad de su contenido, se convirtió en un verdadero bestseller del que se hicieron múltiples ediciones en todas las lenguas europeas. Y es que en el período de Entreguerras (1918-1939) amplísimas capas de población estaban convencidas de que Europa había entrado en una etapa decadente. Y que esa Europa decadente se encontraba, por lo mismo, indefensa frente a tres amenazas: la amenaza bolchevique, que a través de la Tercera Internacional buscaba extender la revolución comunista a todo el mundo; la amenaza del capitalismo materialista, que acababa con los valores espirituales y la amenaza de la anarquía social dentro de las naciones.

Así, los fascismos fueron vistos por muchos como los únicos movimientos políticos capaces de detener la ruina, al ser, según su propia propaganda, antibolcheviques, anticapitalistas, antimaterialistas y antidemócratas; y cuyo instrumento era el Estado totalitario, supuestamente eficaz frente a la inoperancia del liberalismo parlamentario y económico que fomentaba la lucha entre clases y partidos.

…la gente que en el período de Entreguerras pensaba que Europa zozobraba en un magma de decadencia, creía también que una prueba de esa decadencia era el pacifismo, muy activo después de los horrores de la guerra de 1914. Pero el discurso fascista identificó pacifismo y cobardía y, en consecuencia, convirtió la violencia en una valor en sí. (…) No, el fascismo, conscientemente, colocó la práctica de la violencia en el centro de su discurso teórico y de su actividad política. Una violencia muy distinta a la derecha reaccionaria que intentaba siempre disimular y ocultar sus actos violentos. Los fascistas, en cambio, los exhibían como timbre de virilidad, valentía y honor.

Las huelgas, las manifestaciones obreras en la calle, los choques con la policía, las ocupaciones de fábricas o de tierras por los campesinos pobres eran hechos interpretados como avanzadillas de la revolución socialista. Estaba en los genes históricos -podríamos decir- de la derecha autoritaria y reaccionaria temer a las masas. Un pensador español, Ramiro de Maetzu, cabeza de fila del ultraconservadurismo patrio, aseguraba en 1935 y en el diario conservador ABC que las masas debían dedicarse sólo al trabajo, permanecer en sus hogares y no hacer política; política que sería un monopolio de la aristocracia de la sangre y de la inteligencia. Los fascistas, por contra, no temían a las muchedumbres. Las invocaban, las concentraban y las movilizaban continuamente.

Para la mentalidad reaccionaria el líder y el pueblo eran cosas bien diferentes: el poder venía directamente de Dios que lo entregaba al líder, y la muchedumbre, en consecuencia, no sólo no tenía nada que decir, sino que resultaba un grave peligro cuando pretendía decir algo. (…) La autoimagen del jefe fascista era muy distinta: un joven lobo, surgido del mismo pueblo gracias a sus cualidades personales, que gobierna revolucionariamente de acuerdo con su propia voluntad, y cuyo poder se legitima por la permanente aclamación de la multitud. El escritor alemán Ernst Jünger, sin duda un reaccionario pero en absoluto un fascista, llamaba al régimen hitleriano el «Demos plebiscitario», es decir, la democracia directa.

Masas fanatizadas y concentradas en estadios y plazas como forma de legitimación fascista; pero también gente manifestándose vestida de uniforme y tremolando estandartes y banderas a fin de reclamar un imperio al que se creía tener derecho.

No existe fascismo sin reivindicación imperial.

Así, Hitler tuvo siempre en mente la ocupación de tierras en el Este de Europa. En sus conversaciones privadas con los más íntimos, al Führer le gustaba comparar el supuesto derecho que tenía Alemania de apoderarse de territorios de pueblos eslavos -que él estimaba racialmente inferiores- con el derecho histórico que habían tenido los americanos de Estados Unidos para ocupar tierras indias.

Menos brutal, aunque no menos expansivo, fue el sueño imperial mussoliniano. El Duce quiso restaurar el antiguo mare nostrum cuyo centro volvería a ser Roma.

Hubo incluso fascismo menores que aspiraron a imperios extravagantes. La Guardia de Hierro rumana, que veía Rumania como una isla latina en medio de un mar eslavo, deseaba dominar los pueblos que la rodeaban. Mientras en Bélgica, el Partido Rexista de Leon Degrelle quería resucitar nada menos que el antiguo Estado de Borgoña…

También la Falange tuvo su mito imperial. Mientras vivió Jose Antonio Primo de Rivera, éste creyó que alguna vez sería posible la unión de España y Portugal con todas las colonias lusas. (…) Luego desaparecido Jose Antonio, y durante los primeros años de la Guerra Mundial que sólo conocieron victorias alemanas, la Falange, aprovechando su amistad con la Alemania nacionalsocialista vencedora, reclamó como imperio todo el Norte de África perteneciente a Francia, lo que ella llamaba el antiguo imperio africano de Carlos V.

«Somos revolucionarios», «vamos a hacer la revolución» se insiste una y otra vez. Mientras para el pensamiento reaccionario la palabra y el concepto de revolución son abominables, el fascismo dice tener como objetivo la «revolución nacional». De ahí viene, en primer lugar, que los fascistas se calificasen a sí mismos como «antiburgueses». Ahora bien, para tal ideología, «burgués» (…) estilo de vida. Burgués era quien rehuía la vida heroica, quien abominaba de la violencia y, en suma, no admiraba la forma de vida militar.

…, en el discurso de todo fascismo hubo una proclamación anticapitalista; no anticapitalismo en el sentido de desaparición de la propiedad privada que el fascismo respetaba al ultranza, sino de desaparición del mercado libre y del liberalismo económico. (…) En él, el Estado controla y dirige la vida económica: fija los precios de los productos, obliga a las empresas a entregar al Gobierno determinadas mercancías e, incluso, señala a los empresarios el tipo de productos que éstos deben poner en el mercado, lo que se distancia de la libertad económica que suele ser el elemento característico y distintivo de una dictadura de derechas clásica.

… no nos puede llevar a olvidar de que los partidos fascistas de Europa llegaron al poder asociados con los reaccionarios.

Cuando, por ejemplo, en 1933, después de haber ganado unas elecciones por mayoría relativa, el presidente Hindenburg encargó a Hitler formar gobierno, su primer gabinete tuvo muchos más ministros reaccionarios que ministros nazis.