La Escuela de Chicago de Sociología. Josep Picó e Inmaculada Serra

LA ECOLOGÍA HUMANA: R.E. PARK Y E. BURGESS

Otro cambio todavía más importante fue, como hemos visto, el crecimiento del sector terciario y, por tanto, de la burocratización, la aparición del profesional asalariado y la transición del empleo desde el sector manufacturero al de los servicios. El crecimiento del comercio, el transporte, las comunicaciones y los servicios profesionales tuvo como consecuencia la aparición y extensión de una nueva clase media, sobre todo en las ciudades. La población activa en los sectores primario y secundario permaneció estable en esa década, pero su peso disminuyó a la del sector terciario, de tal manera que mientras la clase trabajadora se multiplicó por seis desde 1870 a 1940, la clase media se multiplicó por ocho y la nueva clase media por dieciséis.

A esto contribuyó también la reforma y expansión del sistema educativo. Las universidades y los <<colleges>> comenzaron a ofrecer cursos especializados en derecho, periodismo, educación, servicios sociales y gestión de los negocios. Muchos de estos profesionales formaron el cuerpo más consistente de las clases medias agrupándose en estructuras regionales y locales para defender sus intereses, como hicieron los ingenieros, abogados, empresarios, sanitarios y otros, que poco a poco tomarían conciencia de su protagonismo social. De ahí que Parsons hablase, poco después, de la importancia de la revolución educativa en las sociedades modernas, y dedicase algunos de sus escritos más importantes a la sociología de las profesiones.

La conflictividad se desplazó a otros sectores y grupos, sobre todo a los inmigrantes y a los negros, por sus problemas de anomia e integración en la cultura original americana.

A estos problemas étnicos y raciales se unió la violencia que invadió el mundo de los negocios asociada al contrabando, el robo y la extorsión. El crimen organizado, sobre todo en algunas ciudades como Chicago, las bandas juveniles, la prostitución y la ayuda a los marginados captaron la atención de los primeros sociólogos y se convirtieron en el centro de sus investigaciones. La ciudad que había crecido de manera desorbitada, sin orden ni planificación, era el laboratorio perfecto donde se concentraban todos estos problemas.

En Europa esta problemática no era novedosa. Como han puesto de relieve estudiosos, la literatura, sobre todo la novela que normalmente se adelanta a la sociología en la detección de los problemas sociales, había descrito ya la miseria, la delincuencia y el crimen de las nuevas ciudades industriales, como se podía leer en Los Miserables de Víctor Hugo, en Cocketown, la ciudad minera de Tiempos Difíciles de Dickens, y en otros escritos que ponían de manifiesto las consecuencias sociales del nacimiento de la sociedad industrial y el capitalismo.

Los progresistas creyeron que la prohibición disminuiría la pobreza, reduciría el crimen, fortalecería las familias y ayudaría al buen gobierno, pero esta ley fracasó porque las clases altas y medias consumían alcohol como símbolo de estatus, y la prohibición fomentó más las ventas porque su control cayó en manos de los inmigrantes.

La figura más representativa de este período fue R.E. Park (1864-1944), (…) Estaba convencido de que el conocimiento de la vida urbana y su geografía tenían que hacerse investigando la realidad tanto de los grupos más influyentes como de los marginados, la verdadera imagen de la sociedad se conseguía con la observación diaria y concreta tanto en los juzgados, donde se dirimían los conflictos amparados por la legalidad, como en los tugurios, donde imperaba la más absoluta ilegalidad.

[Simmel] La ciudad moderna es el centro neurálgico de la diferenciación social, de la complejidad de las relaciones sociales, de los grupos más o menos definidos, y ofrece también la posibilidad de la indiferencia ante el prójimo. La reserva social prevalece en la interacción como medio para preservar la distancia, la afirmación individual. A su vez la lucha por singularizarse conduce a las excentricidades como manera de ser diferente, de distinguirse de los demás. Así pues, el fundamento psicológico del tipo de la personalidad urbana es el incremento de la vida nerviosa como resultado del cambio rápido de los estímulos externos e internos. El bombardeo constante de los sentidos, con el ritmo cambiante de las impresiones, produce una personalidad neurasténica que genera una distancia entre nosotros y nuestro entorno social y físico, una barrera que es indispensable para la forma de la vida moderna, que nos obliga a cerrarnos físicamente a un gran número de personas.

La metrópolis es un lugar de colectividades indefinidas. El individuo enfrentado a la masa busca la autopreservación. Los problemas fundamentales de la vida moderna derivan de la afirmación del individuo por preservar su autonomía y la individualidad de su existencia. Por eso el ritmo apresurado y los estímulos cada vez mayores de la ciudad exigen de los hombres mayor conciencia e inteligencia, expresada en el nivel de la puntualidad y la exactitud. Estas mismas fuerzas provocan en las personas reserva y antipatía, características exclusivamente urbanas. El aumento de la inteligencia es un medio de proteger al individuo contra los flujos del ambiente urbano que amenazan con desbordarle. Reserva y antipatía son necesarias para protegerse contra la indiferencia y contra muchos de los contactos personales no deseados.

Pero Park (…) comentó más tarde: <<se había recogido una gran cantidad de información solamente con el propósito de determinar qué e slo que había que hacer en cada caso determinado. Se estudiaban los problemas sociales para apoyar un determinado tipo de teorías, pero no de manera científica para validar hipótesis>>.

Entender el mundo no significaba implicase en su transformación.

El primer problema que tiene que resolver todo agregado de seres vivos es el de la lucha por la existencia y, por tanto, el de la adaptación de las especies al medio ambiente. Esto implica en primer lugar competencia y, por tanto, conflicto. Ahora bien, particularmente en el caso del grupo humano, la adaptación se produce también mediante la modificación del medio a través de un proceso de división del trabajo que requiere formas de cooperación, y en definitiva un sistema cultural que regule la lucha por la existencia y permita el establecimiento de relaciones de solidaridad.

Para Park, el hombre marginal contempla la figura tanto de la persona que se desenvuelve entre dos culturas, es decir la suya de origen, más primitiva y simple, y la de llegada, más compleja y sofisticada, como la de los pueblos marginales, por ejemplo los negros de Luisiana o los blancos apalaches, que viven a medio camino entre la organización tribal y la estructura urbana de las ciudades modernas.

De ahí que aun cuando los ejemplos más evidentes de esta situación sean el campesino que deja el ámbito rural para entrar en la ciudad o el inmigrado que deja su país y sus costumbres y está solo para afrontar los nuevos retos de la ciudad, sin embargo, el caso que más interesa es el inmigrado de segunda generación, que durante algunos años de su vida se encuentra en una situación parecida, y para dar el paso definitivo hacia la integración son muy importantes los grupos secundarios de socialización.

La Escuela de Chicago de la Sociología. Josep Picó e Inmaculada Serra

4. LA PRIMERA GENERACIÓN

(…) W.I. Thomas (1863-1947) (…) El campesino polaco en Europa y América (…). Esta investigación se enmarca dentro de los estudios que emprendió el Departamento de Sociología de la Universidad de Chicago antes de la Primera Guerra Mundial. Es un estudio de más de 2.000 páginas que analiza el fenómeno de la emigración polaca a los Estados Unidos a comienzos del siglo XX como respuesta a la necesidad de integrar y asimilar a los inmigrantes, a promover su americanización y a resolver las dudas sobre la oportunidad de autorizar nuevos flujos migratorios. 

(…) Entre 1899 y 1910 los polacos alcanzaron a ser casi un 25% de todos los inmigrantes y se fueron concentrando en las grandes ciudades como Chicago, Buffalo o Detroit. 

(…) Estos polacos venían de una de las últimas sociedades feudales europeas y además poseían solamente cualificaciones agrícolas rudimentarias, de siervos campesinos. (…) En Chicago la mayoría de los polacos se emplearon en la industria del acero, los mataderos o en muchas de las empresas de la ciudad. Eran pagados de manera muy precaria, en parte debido a que tenían los trabajos menos cualificados y en parte porque los empresarios los discriminaban.

Los inmigrantes polacos crearon instituciones de autoasistencia a medida que se adaptaban a la vida en América. 

La institución más significativa y poderosa de los polacos fue la Iglesia Católica. (…) Los polacos se resistieron a la asimilación de muchas maneras. 

Desde su perspectiva intelectual, aunque formado en la escuela de Small, Thomas se declaraba alejado de su enfoque histórico y metodológico así como de sus pretensiones reformistas, y estaba enfrentado a las posiciones evolucionistas y a las explicaciones biológicas que defendían muchos de los sociólogos americanos. 

Los americanos consideraban a la mayoría de los inmigrantes como biológicamente inferiores y creían que la presencia masiva de éstos hacía descender el nivel de la civilización americana. (…) Sólo los trabajos de F. Boas, un antropólogo alemán emigrado a Estados Unidos, pusieron en entredicho las teorías biológicas de la diferencia racial. (…) Boas distinguía entre diferencia racial y desigualdad racial. La primera tiene una causa biológica, y la segunda, social y cultural. Para Boas la desigualdad racial tenía causas culturales vinculadas al grado de desarrollo de cada civilización como resultado de sus prácticas sociales. 

(…) El comportamiento y el cambio social debían ser entendidos como el resultado de la interacción continua entre la conciencia individual y la realidad social objetiva, por tanto, la interpretación del comportamiento social requería necesariamente el conocimiento del significado subjetivo que los individuos aplican a su acción.

Para ellos la organización social es un conjunto de convenciones, actitudes y valores colectivos que arrancan de los intereses individuales de un grupo social. Por el contrario, la desorganización social se corresponde con el declive de la influencia de las reglas sociales sobre los individuos, y se manifiesta en la debilidad de los valores colectivos y el crecimiento y revalorización de las prácticas individualistas.

(…) Para Cooley individuo y sociedad son inseparables y el Self, en el que el individuo se experimenta como sujeto, surge del proceso de socialización en el que los grupos primarios -la familia, los amigos, el vecindario- juegan un papel fundamental. Este enfoque de Cooley es rotomado por Mead, para quien el Self se desdobla en un Yo y un Mí. Como hemos visto anteriormente, el Yo es el instinto espontáneo, impulsivo de la persona; el Mí es el conjunto de normas sociales con las que el individuo se experimenta como Self. 

La importancia (…) se vio cuando estos conceptos se pusieron en práctica a través de la investigación aplicada de Thomas y Znaniecki en El campesino polaco, donde tratan de demostrar que la causa de los fenómenos sociales no es sólo social (Durkheim), ni individual, sino una combinación de ambas. 

(…) El enfoque sociológico debe tener en cuenta tanto los valores sociales, como <<elementos culturales de la vida social>>, como las actitudes, que son <<un conjunto de ideas y emociones que se convierten en una disposición permanente del individuo y le permiten actuar de manera estereotipada>>.

El deseo de nuevas experiencias indica el hecho de que los hombres buscan afanosamente fuentes de excitación, y las experiencias más fuertes están vinculadas a aquellas que hunden sus raíces en la historia primigenia d ela humanidad, es decir: la caza, el vuelo, la captura, la fuga, la muerte. El deseo de seguridad, por otra parte, se basa en el miedo que tiende a evitar la muerte y se expresa en actitudes de timidez y retraimiento. El individuo necesitado de seguridad es cauto, conservador y aprensivo, y tiende a tener hábitos regulares, trabajo sistemático y propiedad acumulada. El deseo de acogida está vinculado sobre todo al instinto del amor, y se expresa en la tendencia a buscar y a dar señales de aprecio hacia otros individuos. El deseo de reconocimiento se expresa en la lucha general de los hombres por alcanzar una posición el propio grupo social y para asegurarse un estatus social reconocido, envidiable y ventajoso.

(…) Thomas: <<Si los hombres definen las situaciones como reales, éstas son reales en sus consecuencias>>, por tanto el individuo actúa en función del entorno que él percibe y de la situación a la que ha de enfrentarse.